RSS

Un grupo de.... mmmm.... bueno eso!

Ni de Eva ni de Adán

El sábado pasado día 23 de julio tuvimos la reunión del segundo libro del ciclo de Amélie Nothomb. Ni de Eva ni de Adán fue el elegido por Juani, continuación natural del anterior Estupor y Temblores por situarse en el mismo espacio tiempo. El lugar elegido por la anfitriona, idílico a pesar de algunos vecinos que no son todo lo cívicos que pudieran y debieran ser. Tanto la cena fría de Juani como los dulces y el vino de Ana increíblemente buenos, gracias chicas!!.
En el libro, la protagonista refiere sus andanzas en Japón decidida a dar clases de francés, encontrándose un pupilo con el que pronto empieza una relación amorosa. Inmersión en la cultura japonesa. Impresionante la ascensión al monte Fuji, considerado sagrado desde la antigüedad. Es un libro amable, ameno aunque con un final agridulce. Rinri nuestro protagonista oriental, delgado, con un gusto insano por la comida occidental y que sueña con entrar en la orden del Temple, bastante alejado de lo que imaginamos debe ser un japones, nos resulta tremendamente interesante y buena gente.
Recomendable su lectura, te dejará un buen sabor de boca y una sonrisa, seguro.

El próximo libro del ciclo es el elegido por Clemen, Biografía del hambre. Comenzamos...

Charo.

2 comentarios:

La Minomalice dijo...

Fue una velada maravillosa!! La gente buena e interesante en un entorno idílico (hasta la lagartija fue educada) más un fantástico libro más exquisiteces culinarias más un buen vino es igual a gozada absoluta, a recuerdos imborrables y de los que siempre guardas para repizcarles momentos de felicidad. Fue un placer, niñas!!!!!

Besos!!
Ana.

Club Burgundy dijo...

Suscribo palabra por palabra lo dicho por Ana y si, la naturaleza se porto muy bien.
Besotes!!!
Charo

La Minomalice dijo...

Fue una velada maravillosa!! La gente buena e interesante en un entorno idílico (hasta la lagartija fue educada) más un fantástico libro más exquisiteces culinarias más un buen vino es igual a gozada absoluta, a recuerdos imborrables y de los que siempre guardas para repizcarles momentos de felicidad. Fue un placer, niñas!!!!!

Besos!!
Ana.

Club Burgundy dijo...

Suscribo palabra por palabra lo dicho por Ana y si, la naturaleza se porto muy bien.
Besotes!!!
Charo